Silvia Gutiérrez Prieto

Blog

Técnica de coaching y,... ¡a funcionar!

Publicado el: 02/03/2017
Nombre imagen

"Para hacer grandes cosas, para lograr grandes objetivos, tienes que estar dispuesto a hacer cosas que la gente normal rara vez hace" - Autor desconocido -

 

Domi, es una licenciada en farmacia, con cierto espíritu humanístico, como es tradición según sus propias palabras, en esta profesión: “Detrás de un farmacéutico, se esconde un poeta, sensible, y con ganas de participar al mundo de sus emociones”, sin ir más lejos, tenemos el ejemplo de D. José María Fernández Nieto, farmacéutico, y de extensa obra literaria.

Pues bien esta farmacéutica, un día tuvo que enfrentarse a una situación complicada, situación que la llegó a desbordar, puesto que no conseguía dar con la fórmula para resolver, momento en el que contrató un coach.

 

Domi, ¿cómo te ayudó el coaching a resolver el conflicto que tenías planteado?

Era mucho más que un conflicto, era el abandono de un sueño… fue una  crisis en toda regla, un momento en el que tienes la sensación de que ya has probado todo, y nada acaba de funcionar.

Mi coach, lo primero que hizo fue dejarme llorar, y conectarme con mi valor fundamental, y después me enseñó a conocerme, a conocer mi funcionamiento, a quererme.

Me di cuenta, que yo también era responsable de la situación que estaba viviendo, de forma que abandoné el papel de víctima.

¿Por qué crees tan importante no quedarse en el papel de víctima?

En primer lugar, la victima esta indefensa, y lo que le ocurre siempre está relacionado con los demás, con lo que al final, su felicidad depende de que otros hagan o no hagan, no se siente dueña de su vida.

Cuando entiendes, que, aunque sea de una forma inconsciente, hay parte de responsabilidad tuya en esa situación, el poder vuelve a pasar a tus manos, de forma tú y solo tú, cambies, y la medida que puedas influir en las circunstancias, y créeme que aunque este porcentaje sea poco, el resultado puede ser espectacularmente diferente.

Me gusta mucho una frase Albert Einstein que decía “Locura es hacer lo mismo una vez tras otra, y esperar resultados diferentes”.

¿Cómo se ha de tratar a la víctima que llevamos dentro?

Con cariño, pero con firmeza, algo así como se educa a nuestros hijos o nuestras mascotas, etc. (comenta con una sonrisa)

Lo primero es dejar que se desahogue, tiene derecho a manifestar tu decepción con el mundo, su frustración con el trabajo que ha desarrollado y no parece dar fruto. Este es uno de los momentos que más me gustan en mi trabajo como coach, la victima tan solo con que la escuches, deja atrás su soledad.

El discurso de la víctima es un bucle de dolor, es decir, vuelve a contar lo mismo, una y otra vez, y a vivirlo que es peor. Este es el momento de comenzar con las preguntas poderosas, y el más difícil de mi ejercicio, porque consiste en interrumpir a la víctima, con firmeza y con cariño.

Se interrumpe formulando preguntas poderosas, preguntas que se  formulan, en base a un estado del  coach de total respeto, y cariño, pero con la misión de que la víctima tome conciencia de su bucle y de donde comenzar a desenredarlo. Cuanto más se tarde en responder, más poderosa es la pregunta, porque más sabiduría hay en ella.

¿Qué preguntas poderosas nos podemos hacer en esos momentos?

Hay una por la que me gusta empezar que más o menos dice así: “¿Quién quieres ser en ese proceso?” “¿Que rasgos y  actitudes son característicos en  ese personaje del que me hablas?” “¿Cómo va a afrontar  ese personaje esta situación?”. ”¿A quién o qué necesita ese personaje?”. Y a así hasta que descubramos los rasgos de la antivíctima, aquella estructura de la personalidad que va a sacar a mi cliente, del profundo letargo de autocompasión.

¿Qué es lo que hace que funcione el coaching?

En mi caso, tanto el vivido, como el ejercido como coach, creo que funciona, el cariño, el respeto y la confianza, porque en ese entorno, te sientes valiente, y con ganas de hacer cosas distintas, porque la incertidumbre del resultado, no preocupa, sabes que hay alguien que confía en ti, tu coach.

También es importante, el que tu coach, sea capaz de acompañarte, sin juzgarte, pidiéndote permiso para dar la opinión de lo que está viendo sobre la situación, y siempre para que su cliente obtenga autoconocimiento.

Y por último que tu coach, te oriente a la experimentación, al verbo “hacer” y “experimentar”, porque las reflexiones, ayudan en el autoconocimiento interior, pero hay que poner en acción esas conclusiones, esos nuevos proyectos que nos incomodan porque exigen de nuestra confianza y valor, es decir esos proyectos que nos sacan de nuestra zona de confort.

¿Qué beneficios nos puede traer el coaching?

Como toda disciplina de conexión interior, nos da sabiduría, paz, y en definitiva ganas de vivir. En cierto modo, podría considerarse un sistema de prevención de enfermedades como la depresión el estrés o incluso con las relacionadas con la alimentación, o los malos tratos.

En el fondo siempre subyace un marco de autoestima y autoconfianza, y una persona que se siente confiada en sí misma, no envidia a los demás, no les agrade para calmar sus complejos, confía en que sabrá hacer las cosas bien, y reduce su estrés, mejora su capacidad de comunicación, puesto se manifiesta autentica, como es, sin intentos de manipular a los demás.

Si todos ponemos un poquito de técnica de coaching a funcionar, podemos cambiar aún más el mundo.

¿Cómo funcionáis los coach?

En la página de la Asociación de Coaching de Castilla y León, http://www.coaching-cyl.org/nuestros-coaches/

Puedes encontrarnos, somos un montón de profesionales por toda la comunidad, y todos tenemos formación como coach, algunos incluso tienen certificada su práctica profesional.

Junto a nuestros datos, puedes encontrar nuestra misión, una frase, que sirve para identificar nuestros valores como persona en el ejercicio del coach. Elígenos por la frase que te llegue.

 

Domi de la Fuente
Coach Personal y Ejecutiva

 

MUNDOPSICOLOGOS

-

DOCTORALIA

-
Silvia Gutiérrez Prieto - Doctoralia.es