Silvia Gutiérrez Prieto

Blog

Psicología y nutrición como método para alcanzar el equilibrio cuerpo-mente

Publicado el: 04/05/2017
Nombre imagen

"El equilibrio es la última meta" - Ricky Lankford

Hay determinadas épocas del año en las cuales, nos volcamos en bajar peso para poder lucir una mejor imagen física o para contrarrestar los efectos tras determinados periodos festivos, posiblemente cargados de excesos calóricos. Se trata de temporadas más o menos identificadas (Navidad, Vacaciones de verano, Semana Santa, etc.) donde, de forma más generalizada, todos solemos saltarnos una rutina diaria más o menos saludable.

De forma más específico, existen otras ocasiones atemporales donde no estamos a gusto con nuestro peso, imagen corporal, etc. y decidimos ponernos en marcha para realizar determinados cambios, al menos visibles al resto: Dietas, ejercicio, etc. A veces se consiguen objetivos (sin entrar a valorar los métodos utilizados), otras ocasiones la frustración boicotea su consecución o, en muchas otras, todo queda en un plan de acción que nunca llega a ejecutarse.

Se pueden alcanzar resultados a corto-medio plazo aunque éstos son temporales, es decir, al cabo de unas semanas o meses tras alcanzar el objetivo solemos bajar la guardia y retomamos los antiguos hábitos.

¿Por qué no somos capaces de alcanzar un compromiso duradero de bienestar personal? ¿Estamos seguros de que es eso lo que necesitamos? ¿Es suficiente sólo con eliminar esos kilos de más? ¿En la comida está el problema? ¿Y la respuesta?

Este planteamiento nos lleva a valorar la importancia del equilibrio emocional que acompañe a una cuidada salud física para sentir y disfrutar íntegramente del nuestro bienestar personal.

Por ello, Laura Álvarez, Dietista nutricionista, nos va a dar su visión más sincera sobre la importancia de priorizar en el balance cuerpo-mente, determinante a la hora de sentirnos sanos tanto por dentro y por fuera:

 

Información: ¿Qué papel consideras que juegan las emociones en la nutrición?

La relación alimento-emoción es evidente. Lo que comemos afecta a cómo nos sentimos y cómo nos sentimos afecta directamente a la forma que tenemos de alimentarnos.

Últimamente se escucha mucho que nuestro intestino es nuestro segundo cerebro: en función de nuestro estado anímico escogeremos unos alimentos u otros, y por otra parte nuestra alimentación también puede condicionar nuestro estado emocional.

Está más que comprobado que en momentos de estrés, nervios,… tendemos a escoger alimentos más grasos y más calóricos, lo que a la larga puede producir exceso de peso y diferentes enfermedades. Pero, también es cierto que existen alimentos que pueden ayudar a calmar ciertas emociones como la ansiedad ya que en su composición incluyen triptófano, aminoácido que estimula la liberación de serotonina produciendo una sensación de relajación y felicidad (ej.: chocolate o nueces).

Prevención: Punto de partida: el alimento o la emoción. De acuerdo a tu experiencia, en la demanda inicial de un paciente cuando acude a tu consulta, suele destacar un problema base de gestión en su alimentación o de gestión emocional.

Suelen estar relacionados. Aunque a primera vista pueda parecer un problema de gestión en la alimentación (malas elecciones de alimentos, dieta desequilibrada, exceso de grasa en las comidas…), en el momento que comienzas a estudiar cada caso te das cuenta que la mayoría de esos desequilibrios parten de un problema emocional (p.ej. el exceso de trabajo puede generar estrés, de manera que el poco tiempo que le queda a la persona cuando llega a su casa no lo utiliza en preparar una alimentación saludable, sino que tiende a abusar de comida precocinada o comida rápida).

Si nos quedamos con la parte más visible, diríamos que esa persona simplemente abusa de este tipo de comidas basura, pero en el momento que profundizamos un poco nos damos cuenta de que todo parte de un problema de estrés laboral.

Concienciación: ¿Cuáles son los mitos y/o resistencias que suelen presentar los pacientes en tu consulta, tanto a nivel nutricional como a nivel psicológico?

Otra vez volvemos a ver la relación en estos dos aspectos.

Por norma general, los pacientes conocen bastante bien la teoría de lo que es una alimentación saludable (hablamos de una alimentación base, sin entrar en patologías), el problema viene cuando queremos que establezcan ese patrón de dieta como su alimentación definitiva.

Con el paso de las semanas, en muchos casos, vemos una falta de adhesión a la dieta bastante significativa, y esto suele venir provocado por distintos motivos: baja autoestima (“no soy capaz”), objetivos poco realistas (promovidos por la publicidad engañosa de revistas, televisión…), falta de motivación, exposición constante a diferentes estímulos poco saludables (ambiente obesogénico), etc.

Colaboración: ¿En qué aspectos consideras que la psicología puede ayudar a la nutrición, y viceversa?

Podríamos decir que una dieta saludable es el complemento ideal para tener un estado anímico bueno.

Una dieta equilibrada y bien estructurada nos ayudará a sentirnos bien, pues el intestino (segundo cerebro) contiene muchas terminales nerviosas que envían información al cerebro, y esto nos ayuda a mantener bajo control las emociones además de evitar enfermedades relacionadas con una mala alimentación. Por otro lado, está demostrado que dietas pobres en antioxidantes o muy ricas en grasas trans pueden alterar nuestro estado emocional.

En en otro punto, si partimos de un estado psicológico fuerte (alta autoestima, motivación correcta, objetivos claros…) nos será mucho más fácil conseguir unos buenos resultados en la consulta nutricional.

Conclusión: Podrías aportar algún consejo a la hora de alcanzar un equilibrio cuerpo-mente

No existe ninguna receta mágica para alcanzar ese equilibrio, pero quizás si conseguimos no intentar calmar siempre nuestras emociones a través de la comida (buscar otras distracciones: leer, hacer deporte, salir con amigos…) y a la vez nos permitimos disfrutar de vez en cuando de ciertos alimentos sin sentirnos culpables, conseguiremos una buena relación cuerpo-mente.

 

Laura Álvarez Álvarez
Dietista-Nutricionista

MUNDOPSICOLOGOS

-

DOCTORALIA

-
Silvia Gutiérrez Prieto - Doctoralia.es