Silvia Gutiérrez Prieto

Blog

El origen y desarrollo del apego emocional desde niño al adulto

Publicado el: 25/11/2020
Nombre imagen

 

Hablemos de apego

El apego es uno de los temas estrella que cada vez oímos más en cuanto a lo que se refiere al cuidado y crianza de los niños. Tal es así que, desarrollar un apego seguro en nuestros menores es la base para crear hijos más autónomos, resilientes y felices, capaces de afrontar con mayor actitud las dificultades que puedan aparecer en su vida.

Desde el ámbito de la psicología, sabemos que el apego entre las personas es realmente importante para mantener una buena salud mental. Es más, el vínculo que se establece entre la mamá y el bebé en los primeros años de vida es realmente importante por sí mismo y porque será determinante para la futura consolidación de la personalidad adulta.

Partiendo de estas premisas, vamos a explorar de donde nace la Teoría del Apego:

 

Su origen: “Teoría del apego”:

El psicólogo y psicoanalista británico John Bowlby (1907–1990) pensaba que el apego por parte de los padres a los hijos y viceversa desempeña, sobre todo durante la primera infancia, un papel clave.

Su interés principal en su trabajo se encontraba en la infancia y el período de desarrollo, realizando estudios sobre menores mal adaptados socialmente, así como sobre delincuentes.

Tanto fue así que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) solicitó a John Bowlby que realizara un folleto sobre las dificultadas que experimentaron los niños huérfanos y sin hogar tras la Segunda Guerra Mundial.

Con todo ello, dio luz a su teoría del apego caracterizada por ser es un estudio interdisciplinario que abarca los campos de las teorías psicológicas, evolutivas y etológicas. En ella, Bowlby deja de manifiesto que los seres humanos venimos preprogramados biológicamente para construir vínculos con los demás y que estos nos ayudan a sobrevivir:

  • El mayor vínculo afectivo que un ser humano vive durante toda su vida (y el más determinante) es el que se establece con su madre durante su etapa de lactante.
  • Añade que esta vinculación NO se llega a consolidar si el intercambio de gestos afectuosos y contacto físico se da después de los dos años de vida, y no antes.
  • Afirmaba que la privación del vínculo materno durante los dos primeros años de vida hace que las personas en etapas posteriores manifiesten un desapego emocional hacia las otras personas, así como una falta de empatía.
  • Lo que se explica por la privación de la conexión emocional con la mamá en la etapa en la que estamos programados, predispuestos y abiertos en canal hacia este tipo de aprendizaje: el emocional.

Con todo ello, la Teoría del apego es una forma de conceptualizar la tendencia de los seres humanos a crear fuertes lazos afectivos con determinadas personas en particular y un intento de explicar la amplia variedad de formas de dolor emocional y trastornos de la personalidad, tales como la ansiedad, la ira, la depresión y el alejamiento emocional, que se producen como consecuencia de la separación indeseada y de la pérdida afectiva. 

Puntos principales de la teoría del apego de John Bowlby:

  • Monotropía: Necesidad innata del niño de unión con una figura principal de apego:John Bowlby explica que es necesario que exista un vínculo primario más importante que otros y cualitativamente diferente y que éste, generalmente, se creaba con la madre. No obstante, no descartó la posibilidad de la existencia de otras figuras de apego para el niño.
  • La angustia como consecuencia de la separación a corto plazo de una figura de apego: Bowlby junto con la colaboración de Robertson encontraron que la angustia pasa por tres etapas progresivas: protesta, desesperación y desapego.
  • La relación de apego del niño con su cuidador principal conduce al desarrollo de un modelo de trabajo interno: El modelo de trabajo interno explica que la interacción entre niños y padres tiende a convertirse en una estructura interna, en un sistema de representación mentales para comprender el mundo, el yo y otros. Es por ello que, la interacción de una persona con los demás está guiada por recuerdos y expectativas de su modelo interno que influyen y ayudan a evaluar su contacto con los demás. Así, los niños a los tres años, su modelo interno parece convertirse en parte de su personalidad y, por lo tanto, afecta su comprensión del mundo y las interacciones futuras con los demás.

Tres son las características principales del modelo de trabajo interno:

    1. Un modelo de otros como de confianza
    2. Un modelo del yo como valioso
    3. Un modelo del yo como efectivo cuando se interactúa con otros.

 

La consideración final es que la teoría del apego de John Bowlby no postula la exclusividad de la madre en la crianza. Sino que más bien hablar de que en la primera etapa de la vida, es esencial que haya una figura primaria que ofrezca los cuidados y atenciones necesarias. De esta forma, se favorecería la creación de un vínculo que ayudará al bebé a desarrollarse de manera plena.

Weisner y Gallimore (1977) explican que las madres son las cuidadoras exclusivas en solo un porcentaje muy pequeño de las sociedades humanas.

Schaffer (1990) explica que existe evidencia de que los niños se desarrollan mejor con una madre que es feliz en su trabajo, que una madre que se siente frustrada por quedarse en casa.

Van Ijzendoorn y Tavecchio (1987) sostienen que una red estable de adultos puede proporcionar una atención adecuada y que esta atención puede incluso tener ventajas sobre un sistema en el que una madre debe satisfacer todas las necesidades de un niño.

La presencia de la figura de apego aporta una seguridad (base segura) que favorece la exploración por parte del niño. Subyace a las conductas que se manifiestan no de una forma mecánica sino en relación con otros sistemas de conducta y circunstancias ambientales.

Ante la separación, el niño experimenta ansiedad, que se manifiesta por una activación de los esfuerzos para atraer a la figura de apego, seguidos de sentimientos de protesta, desolación y abandono frente a su pérdida.

Tras todos estos estudios, investigaciones y avances, queda presente que el apego es el vínculo emocional más importante, al menos en la primera infancia. Tiene una función adaptativa para favorecer la supervivencia, pero también de seguridad emocional, al conseguir bienestar y apoyo.

“El apego es el lazo afectivo que se establece entre el niño y una figura específica, que une a ambos en el espacio, perdura en el tiempo, se expresa en la tendencia estable a mantener la proximidad y cuya vertiente subjetiva es la sensación de seguridad". Ortiz Barón y Yarnoz Yaben (1993) 

Si quieres compartir impresiones, consultar dudas o pedir ayuda psicológica, puedes contactar a través de nuestro teléfono, email o por medio de esta página web. Nos leemos.

Y recuerda que compartir es prevenir.

  

Silvia Gutiérrez Psicología
Psicóloga Sanitaria y Terapeuta EMDR
Psicóloga forense
info@silviagutierrezpsicologia.com
655 027 164

 

MUNDOPSICOLOGOS

-

DOCTORALIA

-